TROCANTERITIS

¿Qué es una trocanteritis?

¿Por qué se produce?

¿Cómo saber si tengo una trocanteritis?

¿Qué es una trocanteritis?

La trocanteritis o bursitis trocantérea es la inflamación de la bursa situada entre el trocánter mayor de la cadera y la musculatura de la región.

El trocánter mayor del fémur es una protuberancia ósea situada en la parte superior del mismo, da inserción a músculos como el glúteo mayor o menor. La bursa trocantérea es una bolsa de líquido sinovial encargada de proteger la cadera de los impactos y sirve de almohadilla protegiendo a los tendones de la musculatura, minimiza su roce contra los rebordes óseos.

¿Por qué se produce una trocanteritis?

Comúnmente la trocanteritis se produce tras una fricción excesiva del músculo tensor de la fascia lata contra el trocánter mayor. Esto genera un proceso inflamatorio en la bursa al no se capaz de soportar el exceso de impacto.

Entre las principales causas destacan las siguientes:

  • Microtraumatismos de repetición. Trabajos o deportes con un cúmulo de movimientos repetitivos de flexo-extensión de cadera.
  • Dismetría de la longitud de las piernas. Alteración biomecánica que provoca una alteración de la marcha.
  • Traumatismos directos.
  • Sobrepeso. Grandes cambios en el peso que provocan alteraciones en el movimiento y cambios en la postura o marcha.

¿Cómo saber si tengo una trocanteritis?

El principal síntoma de una trocanteritis es el dolor lateral de cadera, por norma general, aparece de forma progresiva y va en aumento. A excepción de que venga provocada por un traumatismo directo.

Los principales síntomas de una trocanteritis son los siguientes:

  • Dolor lateral de cadera.
  • Dolor al dormir sobre el lado afectado.
  • Dolor al solicitar la musculatura de la cadera; caminar, subir y bajar escaleras etc..
  • Calor y aumento de la temperatura en la zona inflamada.
  • Dolor lumbar compensatorio.

¿Cuál sería el tratamiento inicial?

Lo más importante a la hora de desarrollar un tratamiento inicial es buscar la causa principal que nos ha llevado a la trocanteritis, ya que si no la eliminamos o modificamos seguirá provocándola.

Una vez detectada, ajustaremos el descanso o reposo relativo, hemos de tener cuidado con los movimientos que irritan la zona e intentar minimizarlos. Al ser una patología de inicio progresivo hay que empezar a prevenirla aunque la sintomatología sea mínima, ya que esto nos evitará problemas mayores en un futuro.

Si el dolor comienza a tener una intensidad importante se puede aplicar hielo en la región durante periodos de 8-10 minutos para frenar el proceso inflamatorio. Si no conseguimos controlar la sintomatología se debe acudir a un profesional sanitario para que realice una exploración y proponga un tratamiento individualizado.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s