¿FRÍO O CALOR?

¿Cuándo he de poner frío?

¿Cuándo he de poner calor?

Cuando tenemos una dolencia, una de las primeras cuestiones que nos vienen a la cabeza es si hay algo que podamos hacer nosotros mismos para que el dolor disminuya. Aplicar frío o calor es una manera fácil de conseguirlo, pero es común que surjan dudas de qué es preferible en cada caso. Actualmente existen varias formas de pensar en referencia a este tema, pero es cierto que ninguna es una verdad absoluta. A continuación, explicamos cuáles serían las mejores opciones a nuestro juicio.

¿Cuándo he de poner frío?

Aplicaremos frío en las primeras 24-48 horas de dolores agudos o traumáticos. Buscaremos un efecto analgésico al desviar la atención de las neuronas que informan a nuestro cerebro sobre el dolor en la región afectada. Buscaremos frenar la respuesta inflamatoria cuando ésta se esté generando en exceso.

También aplicaremos frío pasadas las 48 horas en dolores de carácter inflamatorio, en los que el dolor es constante y la inflamación no termina de reabsorberse. Buscaremos una vasoconstricción de los vasos sanguíneos y linfáticos para que nos ayude a bombear y eliminar la inflamación persistente.

Lo más cómodo a la hora de aplicar frío son las bolsas de gel pero hemos de recubrirlas para que no tomen contacto directo con la piel y así evitar quemaduras. Mantendremos la aplicación durante 8-12 minutos aproximadamente. Es preferible realizar varias puestas cortas y separadas que mantener una sola durante más tiempo.

¿Cuándo he de poner calor?

Aplicaremos calor en dolores cronificados (más de 6 meses) en los que no exista un componente importante de inflamación y en dolores de origen muscular isquémico (Ej. Contracturas o puntos gatillo). Buscaremos una vasodilatación de los vasos sanguíneos y linfáticos para reactivar la circulación en la región afectada, esto nos ayudará a renovar la irrigación en la zona y favorecer los procesos de nutrición de tejidos.

Lo más cómodo a la hora de aplicar calor son los sacos de semillas o las mantas eléctricas. Al igual que con el frío hemos de tener cuidado de no realizar una aplicación directa sobre la piel si utilizamos calor elevado para evitar quemaduras. En cuanto al tiempo de aplicación puede ser un poco más extenso que en el caso del frío, pero intentaremos no exceder los 15 minutos, siendo preferible realizar mayor número de aplicaciones separadas que una sola de mayor duración.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s